Un testigo de la cena de equipo del Real Madrid: arengas, bromas y un deseo común