La sombra del terrorismo vuelve a amenazar Francia siete meses después