La tensión volvió a ser protagonista en el derbi catalán