El temporal origina nuevos desprendimientos en la cubierta de Balaídos