Los últimos supervivientes de la Superliga denuncian "amenazas y ofensas" por parte de la UEFA