El Sporting deja la salvación en manos de Javier Clemente