Javier Clemente defiende su derecho a "insultar en público" y se compara con Jesucristo