Así se lo pasó Abelardo como pregonero de la Semana Grande de Gijón