Solari llega a Valdebebas acompañado de una mujer escondida en su coche