El Sevilla sobrepasó al Barça gracias a Sergio Rico y su afición entregada