Un Sevilla invicto y férreo atrás pone a prueba al líder