El viaje del Sevilla a Cardiff se convirtió en toda una odisea por el retraso del vuelo