El Sánchez Pizjuán por fin respira