El Sevilla pone la directa