La vergüenza del Feyernoord: Retenida sin explicaciones la afición sevillista