Del Nido, el azote del Barça