Del Nido, entre aplausos