La Roja ha dejado a muchos, rotos de dolor tras la derrota