¿Volverá a romperse el vestuario de La Roja?