España, la octava maravilla del mundo