La selección española desató la locura en el entrenamiento en el Nuevo Colombino