Luis Enrique y Sergio Ramos, dos piezas que encajan y esenciales para el futuro de España