Las radios fueron los ojos de la Roja