La primera parte de La Roja que recordó a su mejor época: toque y rapidez para apabullar