La policía recibe a la selección española en su llegada a Rumanía