El árbitro se traga un penalti claro