El peor partido de la era Lopetegui: cambio de sistema sobre la marcha pero sin reacción