El meta rumano salva de milagro el primer gol de España después de una genial jugada