La mejor versión de La Roja apareció ante Eslovaquia