¿Ser internacional es un honor o un marrón?