El palo evitó el empate de España tras la delicatessen de Sandro