Así fue la fiesta de los campeones tras el pitido final