Una cámara de 360º enigmática siguió a los futbolistas de La Roja en un entrenamiento