Los ecuatoguineanos vivieron una fiesta única con la visita de La Roja