Un aficionado se hace pasar por periodista para conseguir los autógrafos de La Roja