El cerebro cuelga las botas de La Roja