Alonso y Xavi cogieron las riendas de España