Alonso y Xavi, al rescate de España