Valdés, el eterno suplente de Del Bosque