Del Bosque tiene en sus manos seguir al frente de La Roja tras el Mundial