Sergio Ramos, el corazón de La Roja