Sergio Ramos acabó el partido en gayumbos