Sergio Ramos, un partido 'CASI' perfecto