Cuatro, con los padres de Llorente