Y la paz volvió a La Roja