La Roja sí puede con los grandes