La Roja vuelve al templo donde hizo historia