La Roja sólo piensa en fútbol: el único protagonista de la Eurocopa será el balón