España, más roja que nunca para el Mundial