El buen rollo en La Roja es innegociable: risas y bromas entre madridistas y culés